"Soy el perro verde"

lunes, 9 de octubre de 2017

El miedo que hace de verbo
El olor de la química
Cosiendo cicatrices
Los trajes de blanco
Los trajes verde
Las puertas automáticas
Corren y andan sin cruzar mirada
Y sólo escuchas el roce de ruedas
Y empujan de ti por si te faltan fuerzas
Las salas de espera adornadas con muletas,
repletas de abuelas y el llanto lejano de los niños sin paciencia
Los cafés de máquina sonando a todas horas
El suero cayendo gota a gota indicando el tiempo que resta
El pitido de una parada a punto de no retorno
Los cigarrillos que se fuman al lado de las ambulancias
Y el miedo inhalado en cada intento por seguir respirando.

jueves, 28 de septiembre de 2017

No me quejo si me haces frío
Y olvidé que septiembre nos dejó huérfanos de verano
La ansiedad nos recuerda que respirar no siempre fue fácil. 
Pero fue fácil alimentarnos de felicidad,
Esa que de repente llega, pero está claro que algo no salió bien. 
Los niños viven vía wifi
Las masas de gente mezclando desgracia y entretenimiento,
Y rien de entretenimiento
Y rien de las desgracias
Se regalan colchones calientes, hamburguesas a un euro y la champions en directo
Todos al unísono colgados por los ideales
A ver si aprendemos a perder el ritmo
No encajar es la única forma de encajar justicia
Porque parece que ni se puede ni se quiere
Porque mañana seguirá abriendo mercadona con pan caliente a todas horas
El telediario vendiendo mentiras
Y nosotros grabando los días memorables a base de cicatrices, lunares y cardenales 
A modo de pasado, presente y lo de siempre. 
Lo de siempre, joder, no nos quejemos
Aunque nos sigan haciendo frío. 

martes, 19 de septiembre de 2017

Llenemos de intensidad el fondo de los bolsillos
Como dos hermanas besándose los párpados
La intensidad de una mujer desnudando su cuerpo, suyo, sólo suyo.
Las miradas desconocidas que te sonrien sin intimidar
Las sonrisas guardadas en las comisuras
Que se arrancan en un gesto dulce
Y todo entra en una puta armonía que no es posible parar
Y la noche respira por encima de los árboles
Y la música no se baja de las improvisaciones
Y todo vale si del corazón suena
Que fuimos a base intensidad
Y en un descuido, cuido mis latidos que duermen a tu lado, mi mejor sitio, y allí solo quería perderme entre tus labios, decirte en abrazos lo que no me atrevía en palabras
Nos llenamos de tanta magia entre los dedos
La lluvia que nos escupia a la civilización, de una resaca que se llamaba campano
Como si descubres que se puede vivir con tanto amor
Que ya de nada vale volver al mundo
Si sabes que ellos viven equivocados
Que viven vacíos de intensidad
Y claro,
Claro que lo echo de menos
Claro que te echo de menos con toda la intensidad de esos días, canija

sábado, 9 de septiembre de 2017

La tristeza más profunda
Es como el mar en invierno
Fue fácil reír
Mientras hubo azúcar
Y la melanina tapaba cicatrices
Pero los estigmas pican
Como pican todos los insectos en la mierda
Sin parar.
LLORARSE
Como se llora sola,
Mirarse hacia dentro
Desde dentro, justo en el centro.
Sin manuales de escapismo
Encontrar el problema que estuvo
Al final de la ventana
Al principio del precipicio
En la puerta que cerraste
En los NO que querían ser SI
Y en los SI que fueron NO
Las palabras calientes
Que deberían de haber sido frías
En los héroes que ahora son fantasmas
Y de nada vale avanzar
si vas hacia atrás.
Si no se respirar
Si nunca veo la verdad
Si me vendí
Y luego me negué
Si nunca aprendí a volar
Pero tampoco tuve los pies en la tierra




miércoles, 23 de agosto de 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

Te he visionado en la arena de aquel escenario
Intentando con miradas que deslumbrarían a un festival entero
mientras Iván Ferreiro cantaba diecinueve, 
mis tobillos repiquetean en secreto 
e intento que parezca un tropiezo,
eso de acercar mi meñique en tu muñeca,
y en la segunda colisión agarras mi mano,
En ese mismo instante Iván canta:


"y dormíamos tan juntos que amanecíamos siameses y medíamos el tiempo en latidos"

En ese mismo instante me hubiera girado
con la mirada tan llena de ganas 
que le hubiera dado la espalda a mi canción favorita
para mirarte al contraluz de los neones
hasta que todo el festival se llene de vacío
y sólo suene el silencio
de tu mirada
pidiendo 
uno y otro beso.


Los siete días estuviste en todas las canciones,
en todas las miradas,
en todas las banderas, 
en todos los idiomas, 
en todas las borracheras,
en los fuegos,
en la gente,
en el mar,
como el pensamiento circular del señor Ivan Ferreiro,
canija.





miércoles, 26 de julio de 2017

Vivimos con la lengua atada
Gritando fonemas en formato sordo y afónico 
Dime, 
¿Cómo pretendes mirarme con tanto peso en la mirada? 
Dime,  
¿Cómo me salto las reglas del juego,  si quiero besarte hasta decir basta?
Dime, 
¿Cómo hacer para que no suene triste y desesperado saber que hoy te he echado tanto de menos? 

Dime canija,  dime