"Soy el perro verde"

martes, 17 de mayo de 2011

Mi prosa y mi voz descansan sobre madera, a la espera de sentir el impulso de hablar hasta sentir que las palabras no digan nada y nos atrevamos a sentir la vergüenza de ser felíz.