"Soy el perro verde"

lunes, 24 de febrero de 2014

Porque sé que has bostezado emanando alegrías, porque yo también me veo mirar con brillos de iris a cada comienzo, porque yo también soy de cicatrices lentas, porque también planee bocetos imaginando una realidad más bonita que la nuestra. Y me muero de ganas de dejar de huir, y lanzas miradas que no sé como comerme, y me muero de ganas... ganas de ganas y me balanceo en un instinto animal que desconcha la vergüenza. Porque eres voz que resbala desde el techo al pecho, y relamo la rima que llega de tus brazos, la música, de estar un día entero pintándote palabras que nacen de tus ojos y en un minuto de silencio ya bailaba por tu mirada. Y te sonrió al sin sentido de lo que ocurra, y te pienso en los recorridos de tus caricias de cinco dedos. Cada vez aunque no quieras, me vale con que existas, me vale con este nuevo descubrimiento y quiero ser fonema que se perfila en tu consciencia y quiero ser tu aire, para librarte del calor de la agonía y nunca para ahogar tus ideas. Y ya condeno los días al deseo de volver a verte, mientras olvido el color de las amapolas y me arrugo en la cama para escribirte o mirarte, deseando encontrar algo que te rime la vida.

sábado, 8 de febrero de 2014


“Serendipity”, es un neologismo único, una expresión difícil de traducir, una palabra que sólo puede llegarse a entender en una vivencia, llegar a ella del modo más visceral y orgánico para sentirse después tan parte suya como ella mía. Porque todo ha sido un todo en sí mismo, un mundo idílico, que se encierra en una burbuja con caudal infinito de aire, y me elevo en una corriente, que me deja llevar hasta donde las ganas quieran.

“Easy” fue el segundo término al que desboqué cuando descubres los secretos ocultos, de que ahora yo soy ese aire, que la plasticidad de mis ideas, provoca sonrisas, y me empapo en las paredes hasta verlas transparentes, y padezco de insomnio sólo de (re)crearme. Que aquel hombre de largas barbas, zapatillas Vans y pantalón de pana nos enseña que “Pneumatic Serendipity” es algo así como, “que si Mies dice menos es más, yo le responderé que con menos no se puede hacer más”.

PD: Gracias JM de Prada Poole y Antonio Cobos por toda la magia. 

viernes, 7 de febrero de 2014


Son las cuatro de la tarde, me resigno a contemplar el paisaje de secano, al alboroto de las ruedas en el asfalto, repaso los bolsillos de mi abrigo color tierra a cuadros...Me resbalo en la primera parada, cuatro y media, las ganas apremian, me siento tranquila, sin nervios, segura. Cinco en punto y ella que no llega, prendo el primer cigarro, espero, desespero y comenzó el primer encuentro. Cinco y cuarto, y el nudo se resbala de pies a cabeza, se rompe el ritmo, se acelera, y el micromomento empezó, sus temblores se agarran, y llegamos con miedo al último destino, sentadas. Entonces despegué con profundas miradas, y tus piernas ya bailaban, me clavé once veces en tu iris, al tiempo que tú masturbaste mi rojo corazón y me lanzaste a la prosa, y me amaste sin medida. Ahora ya todo mide once, y buscamos los viernes de las cinco, me aseguré de amarte en el camino, mientras tú firmabas con abrazos de cama y de estaciones.

Te hablo de recuerdos hasta darles la vuelta y engancharte en una idea de presente. Lamento no saber liberar este dolor, y me decido a buscarte en tu lugar hasta romper el tiempo, y ya son ceniza las bocas que pueda haber besado, y volveré a dibujarte hasta empaparme en mi jodido desastre. Vivo inventándote en la oscuridad de mi almohada, hasta rodar a lágrimas y reviento en tus fotogramas, y fumo con cicatrices hasta convertirlas en herida y me piensas pensándote, que ya sabes que este once que llevas a la espalda se tejió con un hilo que siempre será conductor, ese que nos llevaba a las cinco de la tarde hacia nuestro sitio, aquel molino, que ya lleva girando once mil veces en condena hasta el infinito, ahogándome por no dejar de quererte.