"Soy el perro verde"

sábado, 1 de noviembre de 2014


Aquí.

Donde reconstruyo tus miradas en vestigios bien trazados y ya me hago a las manías de descubrir que distancia no es igual a velocidad por tiempo. No tengo ni cielos ni infiernos para compartir contigo, pero si la manía de comerme las uñas compulsivamente cuando te imagino en ese gesto tan tuyo de rizarte el ultimo mechón de tu pelo, cuando recoges tus ideas en moños, pintándome paisajes de cama.
Te echo de menos.
Me traduzco a veinticuatro idiomas para susurrarte endecasílabos que te esperan con alas de cemento en una casa que se hace pequeña cuando no estás, y aprieto las manos que salivan de tu deseo y recorro los vértices de espacios donde dormían tus labios para espantarme los miedos y me dejo ensanchar la sonrisa de ganas de crecerte.
Y es que repito el mismo repetido, de echarte de menos a modo de vicio viciado el de pensarte en todo lo vivido. Pero ya es un hecho eso de empezar a hacernos al camino de los veinte de proyectarme en ti a nuevas sensaciones que no te he escrito, porque me da miedo vivirlas sin ti, y es que me muero de ganas de verte crecer a cada otoño sin frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario